Turismo rural Islandia: música en la montaña

Turismo rural Islandia

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

Turismo rural Islandia, un artículo de Jordi Pujolà, escritor español en Reykjavik, con el soporte de Icelandic Mountain Guides. Consulta las excursiones por Islandia con vídeos, fotografías y precios en este enlace. Descuentos del 10% en la mayoría de tours por ser seguidor de este blog.

Turismo rural Islandia, por Jordi Pujolà e Icelandic Mountain Guides

Turismo rural Islandia: una forma diferente de viajar por Islandia

En verano, a los islandeses les gusta quedarse en Islandia, montarse en sus auto-caravanas y, sobre todo, hacer camping. Un verano sin camping no es verano para ellos. Las vacaciones al extranjero (Barcelona, Canarias y Alicante) se dejan para el invierno. Pero ¿a qué partes de la isla van que no aparecen en los mapas turísticos? En este blog os iré informando de estos secretos. Soy un espía a vuestro servicio. Os podéis suscribir al blog en el margen derecho.

Vuelta Islandia en coche, mira la ruta y puntos de interés.

Turismo rural Islandia o casas de verano

Es increíble lo que puede dar de sí un fin de semana en una casa de verano (las famosas sumarbustaðir, típico destino de turismo rural Islandia, alejadas de las hordas de turistas) a la orilla de Hvalfjörður (el Fiordo de las ballenas), a solamente 40 minutos en coche desde la capital, Reykjavik. Para viajes a Islandia, tradicionales o de aventuras, os recomiendo Icelandic Mountain Guides. Yo siempre viajo con ellos.

Turismo rural Islandia: Viajar de forma tradicional

Turismo rural Islandia: casas de verano por toda la isla o summer houses

Cueva de lava y baño termal

El verano en Islandia es corto, pero os aseguro que se aprovecha hasta el último resquicio de sol. La gente sale a la calle en manga corta (las temperaturas oscilan entre 12 y 22 Cº), comen al sol y acuden en masa a los conciertos al aire libre que se celebran por toda la isla. Sí, al estilo del documental Heima del grupo de música Sigur Rós, que por supuesto os recomiendo encarecidamente. Podéis escuchar una de las canciones más famosas en el vídeo de mi novela. Pulsa aquí.

La noche cultural de Reyjavik en este enlace, incluye conciertos y maratón.

El año que los pescadores se quedaron sin fiesta

El fin de semana loco o Þjóðhátið, como lo denominan los islandeses, se celebra el uno de agosto. El motivo es la conmemoración de los mil años del asentamiento de Islandia. La historia cuenta que en 1874 los pescadores de las islas del sur no pudieron acudir con sus barcos a la isla principal por mal tiempo y tuvieron que celebrarla por su cuenta en Vestmannaeyjar; la fiesta fue tan sonada que, desde entonces, se trasladó allí . No obstante, este festival está dedicado a los más jóvenes. El turismo rural Islandia del que os hablo, hoy en día, está presente en todo el país y es apto para todas las edades.

Revolución Islandia

Turismo rural Islandia: Casas de verano

Turismo rural Islandia: la forma tradicional de los islandeses para viajar todo el año

Desde el principio del viaje, sabía que íbamos a pasar unos días estupendos, en compañía de familia y amigos, porque el sol brillaba en lo más alto; los días seguían estirándose hasta media noche y los niños jugaban libres alrededor de las casas de verano que hay a lo largo del fiordo (tanto que casi te olvidas de ellos), que se llama de las ballenas porque hay en abundancia; y también focas.

Alojamiento Islandia ReykjavikAlojamiento Islandia Reykjavik

Ritual vikingo

El sábado por la tarde, después de un ligero paseo y un baño en el jaccuzzi, empieza el ritual vikingo. Los dueños de la casa asan un cordero entero a la forma tradicional: con las brasas abajo y una manivela para darle vueltas. Todos nos vamos turnando, puesto que es un proceso que dura varias horas; pero lo más divertido es la tertulia, las cervezas y el olor a barbacoa que sale de todas las casas y se funde en el cielo. El emplazamiento del fiordo es ideal. Pulsa aquí para ver un viaje por los fiordos del oeste. Nosotros nos encontramos en la orilla sur y se divisa perfectamente la del norte, muy cerca de las montañas. Las casitas de madera con tejados de colores en las que nos alojamos no desentonan en absoluto con el paisaje. Si cierras los ojos, escuchas el rumor de un riachuelo, infinidad de pájaros y algún perro ladrando. La vegetación brota con fuerza; las lluvias de primavera han cambiado el escenario. Ya no queda rastro de nieve excepto por algunos casquetes en los picos más altos. Pulsa aquí para saber más de los vikingos.

Turismo rural Islandia: Viajar como los islandeses

Turismo rural Islandia: alejados de los círculos turísticos habituales

La cena

Cuando la carne está lista nos sentamos a la mesa del porche y la acompañamos de ensalada de lechuga, pepino y tomates islandeses, patatas, también de la tierra, boniatos y una salsa que se prepara con champiñones, queso a la pimienta y crema de leche. Evidentemente se abren muchas botellas de vino tinto y a más de uno se le suelta la lengua y empieza a recitar historias disparatadas que, al caer la noche, dan paso a otras de troles, elfos y más criaturas de la mitología islandesa. Algunos islandeses creen a pies juntillas en ellos. Dicen que casi nadie puede verlos porque se hallan a otro nivel energético. Estas sagas me interesan mucho desde mi punto de vista de escritor. Entre el jolgorio y la excitación colectiva, con los niños todavía yendo de casa en casa y jugando, miro al cielo y ya solo veo el sol reflejado en la montaña más alta, es de un color verde parduzco y está despoblada de árboles. Desde la pequeña extensión de tierra que nos encontramos, todavía parece más imponente. Me emociono. Trato de que no se me note y me levanto. Es el vino. Es hora ponerme mi jersey de lana tradicional islandés lopapeysa. Y entonces me digo: «Qué cosas, aún estando a solamente 4 horas de vuelo de distancia, hay muchas diferencias entre España e Islandia. En Barcelona —mi ciudad natal— nadie se vestiría un jersey de lana en agosto ni se pondría a comer bajo las inclemencias del sol». Pincha aquí para ver las 10 cosas más curiosas de Islandia.

Turismo rural Islandia

Turismo rural Islandia: una forma privada de disfrutar entre amigos y familia

Turismo rural Islandia: la hoguera

Tras la cena, todo el vecindario se dirige a una explanada frente al mar. El agua es una balsa de plata y las únicas ondas las crean una manada de patos. La madre en cabeza y los peludines en fila. Hay una gran pila de troncos, arbustos, muebles viejos, etc. Alguien enciende la mecha y todo empieza a arder emitiendo los típicos soplos y crepitares. Todavía es de día y el humo se dirige de nuevo hacia el cielo y los pájaros deben de pensar: «Otra vez esos humanos locos».

Costumbres Islandia

Turismo rural Islandia: la hoguera

Turismo rural Islandia: la forma favorita de disfrutar las vacaciones de los islandeses

Turismo rural Islandia: la fiesta continua

Al día siguiente, nos levantamos, desayunamos otra vez en el porche de la casa, todos juntos, gran familia. Parece la Toscana escandinava. Los niños apenas paran, comen algo para repostar y siguen saltando en una colchoneta elástica circular (que aquí llaman trampolin) hasta tocar el cielo, que sigue brillando. Yo voy hacia allá y salto con ellos, pero me caigo y se tronchan de risa. No hay nada como el verano en Islandia cuando hace buen tiempo. Todo el vecindario está de buen humor y miro a los vikingos y tienen los mofletes colorados por la comida, bebida y el sol. Sus ojos, azul cobalto, reflejan una chispa especial.

Turismo rural Islandia

Turismo rural Islandia: disfrutando de las pequeñas cosas

A la tarde hacemos una caminata, esto no puede fallar. Seguimos el fiordo entre el agua y la ladera. Los coches que pasan por la carretera de encima parecen miniaturas y las montañas gigantes. Ahora que todavía las barbacoas no han empezado a funcionar, el olor de las flores y las plantas es perturbador. Mejor que cualquier perfumes: es dulce, tan pesado que puede sopesarse con una mano y contiene ensalmos chamánicos. A esto yo lo llamo turismo rural Islandia.

Circulo dorado Islandia

Las cosas hay que disfrutarlas, no acumularlas

Me rezago del grupo a propósito para hacer unas fotografías y pensar. Hace un momento alguien dijo que le gustaría comprarse una de estas casitas de madera aquí, en el fiordo. Sin embargo, creo, aunque únicamente es mi punto de vista, que estamos demasiado obsesionados con la posesión de las cosas. Lo importante es disfrutarlas. La prueba es que cuando te mueres, las tienes que dejar. ¿Para qué comprar si la puedes alquilar un fin de semana y guardar el dinero para otras cosas? Cuando era un directivo de la inmobiliaria en Barcelona, conocí a muchos clientes que, obsesionados por vivir en cierta calle, por ejemplo Rambla Catalunya, invertían todos sus ahorros y constituían una hipoteca por el resto de sus vidas para comprar un piso. Admito que a mí también me gustan este tipo de avenidas, pero ¡las calles son de tod@s y aún podemos sentarnos en la terraza de un bar con un libro, el mío, si puede ser (pulsa para información sobre mi libro), y tomarnos un café. De esto, nadie puede privarnos; como ir al chiringuito de la playa y gozar de las mejores vistas del mar o hacer la caminata de Landmanalaugar (pulsa aquí) y pasear entre las montañas. Échale un vistazo al link, es increíble. Dura 5 días con alojamientos en 5 albergues de montaña diferentes. Una aventura única.

Lago icebergs Islandia

Turismo rural Islandia: frente a la hoguera

Turismo rural Islandia. ¿Dónde van los islandeses de vacaciones?

No hay tiempo para nuestras aficiones

Lucha contra desánimo

Lo peor de todo es que ese ansía por poseer y comprar nos lleva a arruinar nuestra salud y a escatimar tiempo a nuestras familias, amigos y aficiones. Nadie tiene tiempo de dedicarlo a las cosas que realmente le gustan. Nadie se atreve a dar el paso porque tiene demasiadas responsabilidades contraídas como las dichosas hipotecas. Siempre digo: la vivienda, al igual que la electricidad, el gas, el agua, etc., son derechos constitucionales que debería de subvencionar el estado con los impuestos (mira mi charla en La Casa del libro). Pero podéis visitar en este blog otros artículos en los que hablo de esto.

Turismo rural Islandia: música en la montaña

Turismo rural Islandia: conciertos al aire libre

La diferencia entre un millonario y la clase media

Auroras boreales Islandia

Realmente hay muy poca diferencia entre un millonario, que siempre tiene dolores de cabeza y acostumbra a tomar decisiones que muchas veces perjudican a millones de personas y al medio ambiente, y una persona de clase media que tiene las necesidades básicas cubiertas y un poco más.

Turismo rural Islandia: país idílico

Turismo rural Islandia: el paisaje y el buen tiempo lo hacen inolvidable

El ejemplo que siempre pongo es el siguiente: la persona de clase media puede comprarse un coche, una casa, un reloj e incluso un barco; y el millonario tres o cuatro (o más). ¿Pero dónde está la gracia? Cuando tienes tanto, no disfrutas nada, no le das importancia. Has perdido las ilusiones.

Lo más importante es lo que no se ve

Llego a esta conclusión: lo más importante es lo que no se ve. El amor, la libertad, la compasión, el buen humor, la energía de la Tierra y de los seres vivos… ¿Es que todavía hay gente que piensa que no hay vida bajo los océanos porque no se ve el fondo? ¿Y en el espacio? Más reflexiones en mi novela Necesitamos un cambio. El sueño de Islandia de Eds. Camelot.

Turismo rural Islandia: niños jugando

Turismo rural Islandia: la libertad de los niños

El concierto

Al final de la caminata volvemos a la casa, abrimos unas botellas de vino blanco y cocinamos unos salmones enteros a la barbacoa. Están divinos. Más tarde nos dirigimos a la parte del fiordo donde se emiten los conciertos. El improvisado escenario está a la orilla del mar y los espectadores nos sentamos en la ladera de la montaña con algunas mantas. Los niños siguen jugando, veo a un vendedor de cervezas ambulante con un casco vikingo, un barco pesquero pasa por delante muy despacio, con una luz verde en proa y otra roja en popa… esta es una buena forma de disfrutar del turismo rural Islandia.

Aventura en Islandia: Jordi Pujolà, escritor español y Icelandic Mountain guides

Turismo rural Islandia, Icelandic Mountain Guides

No os perdáis más artículos y recomendaciones de Islandia en mi blog, pulsando aquí.

¿Todavía no habéis visto mis vídeos de Islandia en You Tube? Pulsa aquí. Suscríbete gratis y no te pierdas nada.

Ahora ya puedes suscribirte al blog (pulsa) para no perderte nada.

Contacta conmigo pulsando aquí.

Este artículo ha sido patrocinado por Icelandic Mountain Guides, líder en viajes en Islandia. Cualquier servicio contratado en este blog no tiene comisión y obtiene un descuento del 10% sobre el precio marcado de cara al público. Busca tu excursión pulsando aquí.

Contacta conmigo.

Turismo rural Islandia, un artículo de Jordi Pujola y Icelandic Mountain Guides (viajes guiados y super jeep)

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

Sígueme aquí

FacebooktwitterinstagramFacebooktwitterinstagram

13 comentarios sobre “Turismo rural Islandia

  1. Esto es ¡genial! No he leído algo como esto desde hace mucho . Maravilloso encontrar a alguien con algunas ideas propias sobre este tema. Este blog es algo que se necesita en la red , alguien con un poco de sinceridad. Un trabajo útil para traer algo nuevo a Internet. Gracias de todos lo que te leemos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.