Hombre con su diario en Reykjavik

Tormentas Reykjavik

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

Tormentas Reykjavik es un artículo de Jordi Pujolá, escritor español en Islandia.

Y con el apoyo de Icelandic Mountain Guides. 15% descuento en las escursiones código JORDI20.

Para empezar, mira todo lo que puedes hacer en Islandia. Verano e invierno. Te sorprenderá.

Previsión viento en Islandia

Alerta roja en Reykjavik. Mapa del viento a las 10 de la mañana

Hoy voy a hablar del tiempo. Es un tema recurrente. Lo típico que dices cuando te encuentras a un vecino en el ascensor. Aunque por estos lares no se charla mucho que digamos. Si te encuentras a alguien de frente y no lo saludas, no es un pecado tan ominoso como en España. A pesar de que los modales y la cortesía se van perdiendo, claro. Quedan relegados a gente de otra generación. ¿Me estoy haciendo viejo? Es que ahora muchas veces los jóvenes no se dan cuenta, simplemente están pendientes de la pantalla del teléfono y tienen los auriculares puestos. O la timidez. No es que los islandeses sean fríos, sino reservados. A no ser que se emborrachen en una fiesta, no se atreven a romper el hielo. Os recomiendo los artículos que escribí anteriormente:

Riachuelo entre Fossvogur y Kópavogur

Una pelota en el arroyo helado

Tormentas Reykjavik

Tras la introducción, deciros que el trending topic de toda la semana en Islandia es la tormenta de viento que nos azota hoy viernes 14 de febrero de 2020. Normalmente los hombres del tiempo tienden a exagerar. Prefieren que la gente tome precauciones a lamentar víctimas después. Sin embargo, ayer, hasta el alcalde de Reykjavik alertaba a la población en Twiter. ¡Estamos en alerta roja!

Tormentas Reykjavik prohibido circular

Todas las carreteras cerradas

Atención: Una tormenta de viento huracanado, aquí lo llaman rok y yo lo llamo rock & roll, se acerca a 120 km/h a Reykjavik.

Coches en una calle de Reykjavik

La vista desde una de mis ventanas

En general, estos fenómenos naturales son como unos diablos que habitan en los Highlands, en los fiordos del oeste, del este, en Jökulsárlon o en las zonas de volcanes y terremotos. Pero casi nunca en la capital.

Entrada al colegio Fosskóli

Acceso al colegio desierto

El viento en Islandia

La gente piensa que lo que caracteriza el clima de Islandia es el frío y la nieve. Sin embargo, no es cierto. Lo más habitual y molesto es el viento. Los que habéis estado aquí lo sabéis. Está presente todo el año y sopla en varias direcciones. En definitiva, que cuando vas en bicicleta lo tienes siempre a la contra.

Los ciudadanos de Reykjavik no estamos acostumbrados a que el aire levante el asfalto de las calles como una alfombra y se lo lleve a pedazos. Ni que al abrir la portezuela del coche, se doble y salga volando. O que vayas caminando por el puerto y te salten las olas encima. En conclusión, estamos acojonados.

Barrio de la capital de Islandia invierno

Poca nieve este invierno 2019/20

Toque de queda en Islandia

Por consiguiente, el gobierno civil ha decretado toque de queda. No es broma. Para mí también es sorprendente. Hoy los niños no van a la escuela y pocos han ido al trabajo. Ayer, los alimentos en conserva del supermercado se agotaron en cuestión de horas.

Calle tras pasar máquina quitanieves

El barrio Fossvegur a 5 minutos del centro en coche

¿Qué se siente cuando anuncian que una torbellino avanza inexorablemente hacia la isla remota del Atlántico Norte donde vives?

Pues es una mezcla de temor y expectación. Como si un ejército que dobla tus fuerzas estuviera a punto de iniciar el asedio.

Área residencial en Islandia

Árboles sufriendo el temporal

Desde tiempos inmemorables el hombre ha sentido miedo cerval del viento. Y dicen que la gente al final enloquece. Como en L´Empordà, una zona de Cataluña donde siempre sopla la Tramontana.

Árboles pelados y aislandos en Reykjavik

Tormentas Reykjavik nadie sale de casa

Tormentas Reykjavik. Los ruidos de la noche

Te metes en la cama y a media noche te despiertan los ruidos de la calle. Miras por a ventana y no ves vehículos, ni gente ni nada. Solo los árboles retorciéndose y los coches bamboleándose. El viento es un enemigo invisible, solo lo oyes rugir y golpear los cristales. Intentas dormir, pero sabes que va a ser inútil. El cerebro, intranquilo y amenazado, registra milimétricamente lo que pasa ahí fuera. E incluso si logras dormirte, sueñas con el dichoso viento. En definitiva, un sueño desasogante y poco reparador, ¿no? No puedes parar de preguntarte si el coche estará bien o si has atado correctamente la barbacoa al balcón. Hoy veremos algunos platillos volantes con una bombona de butano colgando.

Hoy no hay partido de fútbol

Campo de fútbol sin niños

La obsesión nacional es el tiempo

Como decía, se ve que los medios de comunicación no tenían muchas noticias este mes de febrero (aparte del Corona Virus y el Oscar Hildur Guðnadóttir) y han estado calentando el acontecimiento toda la semana. Era como si hoy jugasen un partido de fútbol el Barça y el Madrid y se jugasen la temporada. Lo que ha generado mucha expectación. Al final, todo el mundo hablaba de lo mismo. Lo curioso es que no es una tormenta de nieve. De hecho, la temperatura es de 1 grado centígrado y hace días que no cae un copo. En resumen, un invierno muy suave.

La tormenta de viento en Reykjavik causa daños

Algunos destrozos de las tormentas Reykjavik

Tormentas en Reykjavik. Incomunicados en Islandia

Asimismo, el hecho de hallarte en una isla, aumenta esa sensación de estar incomunicados. Todos los vuelos están cancelados, no salen barcos ni los camiones ni nada.

Vuelvo a la ventana y no veo coches ni autobuses (aunque la gente no los usa, van siempre vacíos). Es como si hubieran tirado una bomba de neutrones. Siento una necesidad urgente de salir, pero esta vez dejaré la bicicleta en el trastero.

Bonita postal de invierno en Reykjavik

Ni coches ni personas por la calle

El lado positivo del aislamiento

Por otra parte, hay que ver el lado positivo de la situación. Los niños lo tienen claro. Hoy viernes no van a la escuela y ya empalman el día de fiesta extra con el fin de semana. Yo me quedaré escribiendo, leyendo, haciendo yoga y mirando con cierto morbo, tengo que reconocerlo, por la ventana. Por cierto, las casas en Islandia tienen ventanas enormes y sin persianas.

Ciudad desierta tras viento huracanado

Calidad de vida en los barrios de Reykjavik

Al conectar la radio nacional, me sorprendé que haya gente hablando. Pensaba que habría una sintonía (básicamente música) grabada. Pero qué va, están describiendo de los efectos de la tormenta en cada punto de Islandia. Me imagino que han ido a recoger a los locutores a sus casas con coches blindados.

Aventuras en Islandia

En definitiva, cuando vives en Islandia, siempre te sorprende una aventura nueva. Incluso dentro de tu casa.

Seto que separa dos casas de Reykjavik

Mi paseo tras la tormenta de viento

Feliz fin de semana. Seguiré informando en mi cuenta de Instagram.

Y feliz día de los enamorados. Si no sabes que regalar, puedes encontrar mis novelas en las mejores librerías o encargarlos por internet y te los traen a casa. Nada como leer en invierno con una cafetera llena al lado.

Destrozos tormentas Reykjavik

Mal tiempo Reykjavik. Daños causados por la noche

¿Sabías por qué los islandeses leen tanto?

Y para los que me preguntáis cuál será la próxima entrevista de La Contra Islandia, la presidenta (consorte) de Islandia: Eliza Reid.

Tormentas Reykjavik es otro artículo del escritor español en Islandia Jordi Pujolá.

Hombre con su diario en Reykjavik

Yo después de dar un paseo. Foto Guðný Hilmarsdóttir

Para finalizar, preguntas frecuentes de Islandia.

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

Sígueme aquí

FacebooktwitterinstagramFacebooktwitterinstagram

2 comentarios sobre “Tormentas Reykjavik

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.