Niños en la piscina natural Hellulaug Islandia

Piscina natural Hellulaug Islandia

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

Piscina natural Hellulaug Islandia es la crónica del 4°. día de viaje por los fiordos del oeste de Islandia de Jordi Pujolà, escritor español en Islandia.

Antes de leer, no te pierdas las crónicas anteriores (días 1,2 y 3) de este blog pulsando aquí.

Este relato tiene el soporte de la compañía de viajes, líder en Islandia, Icelandic Mountain Guides. ¿Quieres un guía español? Mira aquí todas las excursiones en este enlace. Y consigue descuento 15% en este blog.

Piscina natural Hellulaug Islandia

Auroras boreales

En primer lugar, el fiordo de San Patrick se nombró en honor a San Patricio y cuenta con 700 habitantes. Los fiordos del oeste es una de las zonas menos pobladas de Islandia, 7.500 habitantes (4.000 viven en la capital, Ísafjorður) en 23.000 km2.

El Fosshotel Westfjords de Patreksfjörður es un establecimiento moderno con restaurante,  barra de cócteles de primer nivel y vistas a estas perturbadoras aguas que los días de tormenta se tiñen de negro. Mientras disfrutábamos de una magnífica cena, el barman, un tipo delgado, con las mangas de la camisa levantadas y tatuajes de calaveras, nos confirmó que el hotel cierra en invierno por la dureza del clima. No hay turistas.

Pulsa aquí para saber más sobre el tiempo

«A veces las tormentas son  tan violentas que es como si una garra saliera del mar y se lo llevara todo. El viento aúlla como un zorro ártico y la nieve forma remolinos que parecen demonios. Las carreteras pueden permanecer cerradas durante meses». Este comentario avivó mi morbo por volver en invierno y explorar estos dramáticos parajes. Lo celebré pidiéndo otra margarita.

Akureyri Norte Islandia

Flatey y piscina natural Hellulaug Islandia

Recuerdo de Flatey lejos de la piscina natural Hellulaug Islandia. Foto Guðný Hilmarsdóttir.

La habitación es de lujo y da gusto, de vez en cuando, gozar de baño privado (el apogeo del turismo ha pillado al sector por sorpresa y la mayoría de alojamientos rurales son albergues de baño compartido. Pulsa este enlace para leer el artículo del turismo). El desayuno también es completo: el típico bufé libre con fruta, avena, skýr, pan recién horneado, mermelada de arándanos casera, pastelería, café, té, etc. Pulsa este enlace para saber más sobre la comida

De camino hacia la Piscina natural Hellulaug Islandia

Islandia en verano o invierno

Antes de volver a la carretera, lavamos el coche en la gasolinera; los cristales estaban sucios de barro; por detrás, no se distinguía ni la matricula. Los niños aprovecharon para comerse una pylsa, la salchicha típica de Islandia. La más popular es la Clynton, que es la que pidió en el chiringuito de Reykjavik. Tenéis que probar este perrito caliente, es de lo más tradicional. Pulsa para conocer las costumbres

Mira en este post las 10 cosas más curiosas

Los túmulos de piedra, varðas, en Islandia

En dirección al sur encontramos una impresionante varda de forma humana. La estatua (Kleifabúi, Kristleifs Jónssonar 1947) se alzó en memoria de los trabajadores que construyeron este tramo de carretera con muy pocos medios. Las varðas o montículos de piedra en Islandia fueron muy populares en el pasado porque servían de referencia a los viajeros, que se perdían entre la niebla y las montañas. No obstante, en la actualidad, se han empezado a prohibir ya que arruinan el paisaje.

Varða y piscina natural Hellulaug Islandia

Varða y estatua: de camino a la piscina natural Hellulaug Islandia. Foto de Gúðny Hilmarsdóttir.

Cerca del origen del mundo y del universo

Vuelta a Islandia en coche

Al llegar a la parte sur de los fiordos, sobrepasamos el punto donde nos dejó el ferry y continuamos hacia el este. Íbamos escuchando música: Sigur Rós, Bara Heiða, Of monsters and men, Mum… (pincha los enlaces para escuchar estos grupos islandeses). Abrí la ventanilla y entró un aire húmedo cargado de salitre. Las montañas, peladas, son marrones casi negras y se alzan imponentes al pie de la carretera. Me sentí insignificante al pensar en estos volcanes dormidos que, en el periodo terciario, formaron los fiordos desprendiéndose de sus afilados glaciares. Solo nos faltó ver a un pterosaurio volando. La grava del camino sonaba contra la chapa del coche como si una tribu nos estuviera apedreando. Se levantaba una mezcla de polvo y niebla. Me pregunté qué haría si apareciese otro coche de frente. Por suerte no encontramos ninguno.

Estábamos solos. Atravesamos el túnel del tiempo. Cesó la música, se cortó la conexión de Spotify. Hasta los niños se quedaron pensativos. En estas despobladas zonas de Islandia te das cuenta de que nuestra avaricia y mezquindad son absurdas. Lo mejor fue dejarnos llevar y sentirnos parte del universo. Entonces flotas, percibes su belleza y ya no quieres volver a dañar la naturaleza

Rutas a caballo

Piscinas naturales y abandonadas

Tras nuestro momento místico, paramos en Reykjafjörður (el fiordo del humo: reykjur significa «humo». Cuando descubrieron Reykjavik, desde los barcos se veía el humo que salía de la tierra y la llamaron ciudad (vík) del humo).

Ciudad Reikiavik Islandia

Una piscina abandonada (Reykjafjarðarlaug) con impresionantes vistas a la playa llamó nuestra atención, especialmente por el contraste: un rectángulo azul con bordes blancos y flotadores rojos en mitad de un páramo desolador. El sol brillaba entre la neblina. Era como si hubiera caído una bomba de neutrones y la gente hubiese desaparecido. Dicen que la construyeron unos voluntarios. El caso es que desistimos de bañarnos por la capa de moho del fondo y los muros desconchados. Además, nos estábamos reservando para la mejor, la piscina natural Hellulaug Islandia.

Piscina Reykjafjarðarlaug y piscina natural Hellulaug Islandia

Piscina Reykjafjarðarlaug cerca de la piscina natural Hellulaug Islandia

Piscina natural Hellulaug Islandia

Y por fin la joya escondida: la piscina Hellulaug. No se ve desde la carretera, no hay caseta para cambiarse ni vigilante. Coordenadas: la piscina natural Hellulaug Islandia se encuentra cerca de Flókalandur y frente al fiordo Vatnsfjorður

Niños en la piscina natural Hellulaug Islandia

Baño termal en la piscina natural Hellulaug Islandia. Foto Guðny Hilmarsdóttir.

Irse vivir a Islandia

El suelo es de roca viscosa y el agua caliente (38°C) proviene del subsuelo volcánico. Las vistas al mar son relajantes. Por encima de nuestras cabezas, un águila soltaba graznidos de libertad.

Piscina natural Hellulaug Islandia. Foto Guðný Hilmarsdóttir

Piscina natural Hellulaug Islandia. Una joya escondida en los fiordos. Foto Guðný Hilmarsdóttir.

Peligro: ovejas en la carretera

Política y corrupción

Después de este plácido baño, continuamos la ruta de nuestro cuarto día de viaje. Ver a los niños en los asientos detrás y a mi esposa al lado me reconfortó. ¡Qué bonito es viajar en familia!

Consejos para hacer la ruta por Islandia en coche (pulsa)

Sin embargo, conducir por los fiordos no es fácil: hay subidas y bajadas pronunciadas, pasos estrechos entre montañas y precipicios sin vallas, niebla y curvas muy cerradas. Otro consejo: No conduzcáis rápido porque las ovejas pastan al borde de la carretera y se cruzan constantemente. Disfrutad del paisaje y la tranquilidad. Mirad el mapa y fijaos en la parte olvidada del mundo en la que os halláis. Respirad hondo y olvidaos de las prisas y el estrés. Ya tendréis tiempo de volver a la ciudad

Iglesia Reykjavik Hallgrimskirkja

Islandia, descontando Reykjavik (Qué hacer en Reykjavik? pulsa), es un país de tradición rural y abundan las granjas, tractores y balas de heno que se preparan para el invierno, cuando el paisaje se torna infinitamente blanco. ¡Saltábamos de alegría!

Piscina natural Hellulaug Islandia

Saltando: de camino a la piscina natural Hellulaug Islandia. Foto Guðný Hilmarsdóttir.

Piscina natural Hellulaug Islandia, hospedaje

Y esa noche nos alojamos en el hotel Bjarkalundur, famoso por ser de los más antiguos de Islandia y porque se filmó una famosa serie de humor llamada Dagvaktin (secuela de Næturvaktin). Uno de los actores principales es el ex alcalde de Reykjavik, Jón Gnarr, y en este episodio podéis ver a Björk.

Además, en el próximo relato de mi viaje por los fiordos del oeste de Islandia subiremos a una montaña de basalto y pasaremos por la casa del vikingo Erik el Rojo (pulsa aquí para continuar). Por favor compartid, si os ha gustado. Podéis suscribiros al blog apuntando vuestro e-mail en la columna de la derecha. También podéis ver vídeos de Islandia en mi canal Youtube, pulsando aquí.

Descuentos en excursiones por Islandia

En este blog tenéis descuento del 15% en la mayoría de excursiones de Icelandic Mountain Guides. Mirad el catálogo, aunque sea por curiosidad. Recorren toda la isla con todo tipo de vehículos, guías y equipamiento. Variedad de presupuestos y viajes: andando, camping, hotel, guía privado, super jeep, bicicleta, submarinismo, volcanes

Podéis leer más artículos sobre Islandia en este enlace. Gracias y hasta pronto.

Piscina natural Hellulaug Islandia es un artículo de Jordi Pujolà, escritor español en Islandia

www.escritorislandia.com

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

Sígueme aquí

FacebooktwitterinstagramFacebooktwitterinstagram

5 comentarios sobre “Piscina natural Hellulaug Islandia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.