Costa escarpada, casa y niebla

Cuarentena Islandia

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

Cuarentena Islandia del escritor español en Islandia Jordi Pujolá.

Para empezar, aquí van unos consejos ara viajar a Islandia en el 2021.

En la actualidad, toda persona que desee viajar a Islandia 2021 debe realizar una cuarentena de 5/6 días y someterse a dos pruebas.

Y con 2 excepciones de entrada libre en Islandia:

  • Primero, haber pasado Covid y mostrar certificado médico.
  • Segundo, venir vacunado.

Vigente para la zona de la UE. Para más información sobre Corona virus Islandia, consulta la web oficial.

Consejos cuarentena en Islandia

Primera prueba

App teléfono móvil Covid Islandia

Segunda prueba

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo es viajar de España a Islandia en tiempos de Covid?

Pues toda una aventura. Yo escribí mi crónica en Instagram, que empezaba así el 30 noviembre 2020:

Viajar y cuarentena en Islandia

Introducción:

Regreso a Islandia tras una semana relámpago en Barcelona. Al llegar al aeropuerto, alarma roja, nos reciben unos tipos protegidos como apicultores. Me da la impresión de ser un muerto viviente recién resucitado. Te ponen en filas y pasas por unas cabinas (cuento 10) como si fueras una rata de laboratorio. Todo va muy rápido. Te introducen esa varilla bastante molesta por la nariz para hacerte la prueba del Covid. Luego te advierten que tienes que hacer cuarentena totalmente aislado, instalarte una app en el teléfono que te rastrea por GPS y te lanzan al espacio exterior.

Ala del avión ventanilla e isla

Cuando aterrizas en otro planeta

¿Dónde haces el confinamiento?

Si eres un turista lo haces en los hoteles indicados. A mí me dejaron una casa de verano aislada en el fiordo de las ballenas (Hvalfjordur).

Me han dejado una cabaña de madera en las afueras de Reykjavik, entre el fiordo de las ballenas y las montañas.

Son las 5 de la tarde, pero en la pequeña urbanización reina la más absoluta oscuridad (a excepción de las luces de navidad en las ventanas). Las ramas de los árboles se mueven, el mar está agitado y los copos de nieve comienzan su labor de encalado. Siempre me ha seducido la idea de estar completamente solo. En este lugar remoto de Islandia la gente viene en verano o el fin de semana. Se respira una paz y tranquilidad que asusta. No obstante, sé que voy a disfrutar de la clausura.

Avituallamiento para la cuarentena

Al entrar en la casa, crujen las tablas de madera, cesa el rugido del viento y siento el confort de la calefacción a tope. Todo está planificado. Y antes de llegar, he comprado alcohol en la tienda del estado y hecho la compra en el supermercado electrónico. Entre el avituallamiento hay café, pan, ensaladilla de gambas, fruta, verduras, cereales, embutidos, queso, 2 entrecots, etc.

Casa de veraneo de madera en Islandia

Cuarentena Islandia, la casa con vistas al fiordo

El resultado del primer test llega por la noche

Antes de irme a dormir llega el mensaje de que mi primer test de Covid es negativo. Sin embargo, debo seguir el plan de aislamiento hasta el segundo test, sábado 5 de diciembre. Por consiguiente, me quedan 5 días por delante.

He decidido: Raparme la cabeza, dejarme barba como si fuera un presidiario o un náufrago, contar los días con latas de cerveza, preparar termos de café, escribir y leer mucho, tomar fotos y videos, yoga, estudiar islandés, Netflix… con una mantita en el regazo. Y si el tiempo lo permite (ahora hace una tormenta diabólica), pasear y disfrutar de la naturaleza.

Jordi Pujolá practica yoga

Yoga en la cabaña

Postura de yoga semiloto

Meditación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tercer día de confinamiento en Islandia

Tercera jornada completada en el fiordo de las ballenas.

Temperatura -4, viento y todavía no he visto el sol. Amanece casi a las 12 y oscurece a las 15h. Desde el lunes que llevo sin ver una mascarilla, que diga, un humano, ni coches, solo un cuervo. Sin escuchar las noticias, no he encendido la televisión ni una vez. No, todavía no he empezado a hablar solo. Los escritores estamos acostumbrados, vivimos estados de casi hibernación.

Tostada de pan con mermelada islandesa

Desayuno sin sol, amanecía a las 12

Mi rutina es: escribir leer, yoga, mediación, música, paseo (breve porque rapado se me hielan las ideas), cenar muy temprano. Me han preguntado si no tenía miedo de estar solo en una cabaña solitaria alejada de Reykjavik. La verdad es que nunca me he sentido más libre, hay un globo de felicidad que se va hinchando, creo que es mi alma. Por ahora, cuarentena covid Islandia muy purificadora. Seguiré informando.

Ordenador portátil, café y pastel

Mi acogedor estudio

Día 4 de confinamiento

Un día precioso.

Hoy ha salido el sol por primera vez y ha imprimido una pátina dorada al paisaje. Tras otra noche de locos, el viento ha huido a las montañas, por un momento pensaba que iba a arrancar el tejado. Hace ese frío seco que vigoriza al andar, es una sensación agradable. El sol es una caricia. Y la luz, bajo el filtro de las nubes, es amarilla casi plomiza, como si hubiera polen suspendido en el aire. Veo las montañas nevadas al otro lado del fiordo y siento una ráfaga de bienestar. Hoy mi amigo el cuervo ha aparecido en el cielo con su pareja.

Sierra de montañas nevadas Islandia

La pátina plomiza que deja el sol invernal

Mi cumpleaños en solitario

Día 5 de confinamiento (4 diciembre 2020).

Tal vez ha sido el más duro. La barba empieza a picar, la cabeza sin pelo empieza a maquinar, mis demonios han vuelto a visitarme… Además, caray, hoy es mi cumpleaños, pero nada que una buena sesión de yoga y meditación no ponga en solfa.

Mesa con botella de vino y filete ternera

En el confinamiento hay que cuidarse

Mañana vendrán a buscarme y me harán la segunda prueba del Covid en Reykjavik. Todavía pueden encontrar anticuerpos en mi organismo, pero yo creo que los he matado con vinos y cervezas. Hoy no grabo vídeo. Ayer me entrevistaron desde Argentina. Yo no me la perdería. Aquí tenéis el vídeo:

Sexto día, regreso a Reykjavik

Tras 5 días en la cabaña de madera regreso a mi piso de Reykjavik con mi familia. El coche me recogerá, barbudo y rapado, como un náufrago o presidiario. Volveré a ver a esos tipos vestidos de astronautas que me harán el segundo test del Covid, y a recluirme otra vez hasta obtener el resultado. Tengo ganas de afeitarme y ver a mi familia. El pelo tardará un poco en crecer, eso sí. Pero el tiempo pasa volando y la vida es un parpadeo.

Latas de cerveza islandesa apiladas

Cuarentena Islandia, siempre producto islandés

Resultado del segundo test

No tengo Covid. En resumen, la experiencia ha sido fantástica. Fue una semana de frío rabioso (-10.C), dolía a cada paso y el viento, por la noche, parecía que iba a arrancar el tejado. Sin embargo, el interior era cálido. Me llevé mi esterilla de yoga y empecé una nueva novela. La soledad y el aislamiento, sin noticias ni televisores, te relajan como después de un buen masaje.

Ahora ya estoy en Reykjavik. Mañana empieza una semana nueva de vida normal. Gracias por vuestro apoyo y muchos ánimos.

Cuarentena Islandia, del escritor español Jordi Pujolá.

Para finalizar, preguntas frecuentes de Islandia.

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

Sígueme aquí

FacebooktwitterinstagramFacebooktwitterinstagram

2 comentarios sobre “Cuarentena Islandia

  1. Gracias por tu crónica. He hecho algo parecido alguna vez. Aunque inevitablemente la gente estuviera en los alrededores, me aislo del todo durante semanas. Me encantaría hacerlo en Islandia. No me enteré de tu cumpleaños así que, con retraso, ¡felicidades!

Hola: Gracias por escribirme.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.