La vida cansa ¿quien nos roba el tiempo?

La vida cansa

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

La vida cansa es un artículo del escritor español Jordi Pujolà con el apoyo de Icelandic Mountain Guides, mira todas las aventuras en Islandia (pulsa)

¿Por qué la vida cansa?

Incluye video abajo

Siempre insisto en lo mismo, dedicarse a lo que uno le gusta es esencial.

Cada persona tiene un talento, muchas veces escondido, hay que buscarlo.

La gente dice: «Cuando me jubile voy a hacer lo que siempre he soñado, me voy a dedicar a…».

Empleamos la mayor parte de nuestro tiempo trabajando. De jóvenes, salimos, trasnochamos y gastamos nuestras energías sin apenas acusarlo; sin embargo, a medida que crecemos, empezamos a dedicar nuestro tiempo de ocio a descansar. «¿Qué vas a hacer esta semana? Nada. Dormir, pedir pizza y ver la televisión». No hay fuerzas para más.

Preguntas frecuentes sobre Islandia (pulsa)

La vida cansa

Mi análisis es que al final no dedicamos tiempo a nuestras pasiones. Ni tan siquiera el fin de semana. Los días de fiesta, descansamos, nos preparamos para el lunes. ¡Frescos para trabajar en un empleo que no nos gusta!

Recapitulando artículos anteriores, el sistema está diseñado para mantenernos dentro de la rueda del hámster. Las masas no pueden pensar ni crear ni dedicarse a hacer lo que les gusta, solo a sobrevivir. Vivir para trabajar, trabajar para comprar cosas que no necesitamos, trabajar para restar tiempo a los que queremos y fulminar nuestras energías.

A mí me encanta perderme varios días entre las montañas. ¿Quieres venir a hacer una caminata conmigo en Islandia (pulsa)?

La vida cansa no perdamos tiempo

La vida cansa y pasa rápido, bebámosla

Dios mío, ¿quién inventó las hipotecas? Pagar una vivienda, que debería ser una necesidad básica cubierta (se lleva el sueldo íntegro de uno de los cónyuges, una persona sola no puede independizarse), en 40 años, y el desproporcionado aumento de los precios y tipo de interés. A eso se le llama especulación y usura

Un paseo por los agrestes fiordos del oeste, incluye video (pulsa)

Mucha gente dice: «el mundo está hecho así, no se puede cambiar». Pero eso es lo que quieren los poderosos, que nos conformemos. Si un día se cambió en favor de una oligarquía que acumula casi toda la riqueza del planeta, puede volver a revertirse.

Usa la energía (la vida) en cosas que te gustan

Si uno elige un trabajo que le gusta, tiene dos ventajas sobre los demás:

  1. Cuando empieza a estudiar, ya está preparado porque ha ido practicando por su cuenta
  2. Para él, las horas pasan volando; para el resto, no se mueve la aguja del reloj

Lo siguiente es entrenar, practicar, fallar, fallar, fallar y no desanimarse

Lo más duro es el principio, nadie confía en ti y mucho trabajo supone poca recompensa (incluso costes); pero cuando haces lo que te gusta, no te importa porque no lo haces por dinero, te estás divirtiendo. Esta es la clave. El dinero y el éxito vienen después.

Los pocos que pasan la criba de la primera fase (el 95% desfallece o se deja comer la moral por los naysayers), alcanzan el punto de inflexión y todo el esfuerzo empieza a consolidarse. La gente empieza a confiar en ti y corre la voz y se produce la magia.

La libertad requiere un cambio de mentalidad

Y por último, y no menos importante, si encuentras tu talento, te sientes identificado y quieres usarlo para ganarte la vida, evita a los aguafiestas (naysayers), esa gente que lo ve todo negro y trata de contagiarte. Ojo que, en ocasiones, los aguafiestas somos nosotros.

La arma más utilizada por los aguafiestas es: «No te dediques a eso porque no da dinero». Si la profesión existe, ¿por qué no se puede ganar la vida alguien que tenga talento para ello? ¿Todo el mundo tiene que ser futbolista, piloto o abogado? Las profesiones que teóricamente están mejor pagadas son las más solicitadas. Muchas personas estudian algo que no les gusta y, para colmo, luego no encuentran trabajo o les pagan un sueldo por debajo de su cualificación. ¿Hay algo más frustrante que eso?

La vida cansa, no rompamos alas a niños

La vida cansa, ojo con los aguafiestas

La gente admira a los rebeldes y genuinos, pero piensa que esa cualidad no va con ellos

Creo que, al menos, hay que intentar cumplir los sueños. Si bien, hay que empezar pronto. Aquí juegan un papel fundamental los padres. No hay que cortar las alas a los hijos. Si fallan, no se quedarán con la duda y el destino les brindará algo mejor a cambio. ¿Qué es lo peor que les puede pasar? Lo que no mata, hace más fuerte. Las experiencias son muy valiosas para emprender nuevos proyectos. Mi opinión es: Qué nadie decida por ti o te prive de probarlo

Videos de Islandia (pulsa)

La gente quema banderas en la calle, se rebela contra la policía y va a la guerra en nombre de la libertad. No obstante, la libertad es una acción y decisión personal. La libertad es la que promovía Gandhi: empieza por ti mismo. No te enroles en revoluciones ajenas porque lo más probable es que te manipulen. El sistema está corrupto: los partidos políticos, los medios de comunicación, las organizaciones sin ánimo de lucro…

La vida cansa la tomes por donde la tomes

La vida cansa inevitablemente, así que elige bien

Si la gente estuviera empleada en puestos que les gustan y coinciden con sus habilidades, no habría tanta gente amargada y frustrada y el mundo funcionaría mejor. Sí, la vida cansa, es una dura prueba, así que vale la pena invertirla en algo que te motive

¿Todavía no has leído ninguna de mis novelas?

Novelas de Jordi Pujolà, Necesitamos un cambio y El Barman de Reykjavik. Eds. Camelot. FNAC, Casa Libro, Amazon…(pulsa)

Solo se vive una vez y la vida pasa muy rápido, eso lo sabes cada vez que miras el calendario

Más artículos de opinión (pulsa)

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

Sígueme aquí

FacebooktwitterinstagramFacebooktwitterinstagram

5 comentarios sobre “La vida cansa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.