El fracaso no depende del lugar, depende la persona

El fracaso

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

El fracaso es una etapa del camino hacia el éxito.

El fracaso es un artículo del escritor español en Islandia, Jordi Pujolà. 10% de descuento en todas las excursiones de Icelandic Mountain Guides. Sin comisión. Mira el catálogo en este enlace.

Sin embargo, cuando el fracaso llega, es difícil aceptarlo.

Os relato mi experiencia, por si os puede ayudar.

El fracaso y el éxito en Islandia

El fracaso forma parte del éxito y la naturaleza

El dolor inevitable del primer día

El primer día, cualquier técnica de motivación es inútil. La herida debe sangrar. Es normal enfadarse, sentir rabia, luego impotencia y, por fin, tristeza. Las únicas precauciones a tomar, según mi opinión, son:

Da la vuelta a Islandia en coche

  • No autocompadecerse demasiado
  • No pagarla con nadie, ni tan siquiera con el que ha provocado la crisis

A partir del segundo día, ya tenemos que empezar a ordenar nuestras emociones.

Dos tipos de reacción ante el fracaso

Hay dos opciones:

  1. Vía externa: buscar excusas (muchas veces con fundamento), discutir, denunciar…
  2. Vía interna: analizar lo que depende de ti y ha fallado para repararlo

La primera satisface a nuestro orgullo herido. No la recomiendo. Creo que hay que aprender a perder batallas. Tod@s tenemos el poder de conseguir lo que nos propongamos (ya he hablado largo y tendido de esto, pulsa para ver el enlace), pero nuestra energía es limitada. Debemos reservarla exclusivamente para alcanzar nuestros objetivos (previamente tenemos que saber cuáles son, también he hablado de ello, puedes verlo en este enlace).

La segunda, nos da la oportunidad de mejorar. Lo más probable es que, si no hemos armado ningún escándalo, todavía podamos demostrar nuestra valía a los que han dudado de ella.

El fracaso no depende del lugar, depende la persona

El fracaso: perderse en un glaciar en Islandia

Nuestros enemigos, grandes maestros

Los que nos han rechazado (tu jefe, tu pareja, tu cliente, tu competidor, tu enemigo…) son nuestros maestros. Sin ellos, nunca progresaríamos. Son maestros duros, insensibles y carentes de empatía, pero los mejores. En el antiguo oriente, los samuráis recorrían grandes distancias para encontrar a sus maestros, que la mayoría de veces eran ermitaños que rechazaban cualquier tipo de relación personal. Para demostrar su poca predisposición a enseñarles, los trataban con desprecio, severidad y arrogancia: los ahuyentaban. Aún así, algunos aguantaban las humillaciones y entraban en el templo como aprendices. Era una especie de prueba.

El ego y los sentidos

Probablemente lo que sentimos en este mundo no sea más que un reflejo distorsionado de otra realidad (en este enlace hablo de ello). La materia está formada de vibraciones y pensamientos. Por ello, la opción 1, mencionada anteriormente, resulta confusa: se rige por unas reglas que todavía no conocemos. ¿Qué ha sucedido realmente? Nadie sabe lo que es el vacío o la materia oscura del espacio.

En cambio, la física cuántica y la filosofía oriental han llegado a ciertas conclusiones: el universo tiene un componente que se repite constantemente, por mucho que se divida, nunca lo pierde. Por ejemplo, lo que hay en la composición de una galaxia, ya está contenido en un electrón en la Tierra. En otras palabras, todo lo que vemos fuera, y muchas veces deseamos, ya está en nuestro interior. Por lo tanto, creo que debemos trabajar la opción 2: entro en mi nave, cierro la puerta, la reviso y reparo el problema. Es lo que mejor conocemos, depende de nosotros. La conclusión es que nuestro enemigo está hecho de la misma materia que nosotros. De hecho, somos lo mismo. Todos somos uno. Odiarle es odiarnos a nosotros mismos.

No creo en la maldad

Quien nos ha rechazado no nos odia (excepto que se trate de una venganza). Lo más probable es que nos perjudicara solo por egoísmo, avaricia, ignorancia u otros elementos externos (no necesitamos Cielos o Infiernos porque los humanos nos ajusticiamos entre nosotros). Así pues, no merece la pena enfrentarse a él. Si se nos ha llevado por delante, es porque éramos los más débiles. No nos habíamos dado cuenta. Hay que reaccionar. Debemos demostrar que está equivocado tratando de mejorar. Cuando las cosas se hacen bien, al final salen bien.

Este es un artículo de Jordi Pujolá, escritor español en Islandia. Con el apoyo del mejor touroperador de viajes, Icelandic Mountain Guides. Organiza tu viaje a medida a Islandia o Groenlandia en este enlace con 10% de descuento.

No te pierdas este enlace si quieres ir a vivir a Islandia

Las 10 costumbres de los Islandeses

Recomendaciones antes de viajar a Islandia

Lo más curioso de Islandia

Y todos mis posts en este enlace

Algo sobre mis novelas

 

 

 

Comparte aquí

FacebooktwitterFacebooktwitter

Sígueme aquí

FacebooktwitterinstagramFacebooktwitterinstagram

Un comentario sobre “El fracaso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *